Switch

switch
switch

En la actualidad, cada vez son más los dispositivos que utilizan internet, por lo que cada vez hacen falta más entradas de conexión, sobre todo cuando hablamos de entornos laborales. Por este motivo los switches se han convertido en indispensables para muchos usuarios, puesto que nos proporciona la posibilidad de aumentar el número de conexiones y crear una red doméstica rápida y segura. 

Como cada vez tenemos más dispositivos funcionando simultáneamente, tanto en la oficina como en nuestras casas, y necesitamos herramientas que nos faciliten su conexión. Como veremos a continuación, el switch puede ser lo que necesitamos para tener varios dispositivos conectados por cable a la misma red.

¿Qué es un switch?

Un switch o conmutador de red es un dispositivo informático que permite interconectar varios dispositivos a través de una red de área local o red LAN. Por lo tanto, su función principal es la de unir o conectar una serie de dispositivos en la misma red, utilizando para ello un cable Ethernet.

Se caracteriza porque admite comunicación Full Dúplex (enviar y recibir datos al mismo tiempo).

Debemos de tener en cuenta que un switch no proporciona acceso a Internet, pues para ello es necesario disponer de un router. Sin embargo, estos dos dispositivos se pueden conectar para dar acceso a la red a otros dispositivos, desde ordenadores o portátiles hasta videoconsolas, Smart tv, impresoras o cualquier otro dispositivo que acepte una conexión por cable. 

El objetivo de utilizar un switch de red está claro: crear una red local donde sea posible compartir recursos fácilmente. Es por ello por lo que algunas de las funciones básicas de un switch de red son: 

1. Compartir archivos: con los accesos de seguridad correctamente aplicados, es posible compartir ficheros a gran velocidad entre los distintos dispositivos conectados a un switch. 

2. Compartir impresoras: Es posible conectar a la red una impresora para que todos los dispositivos conectados puedan hacer uso de ella. 

3. Acceso a Internet: el switch y el router son capaces de intercambiar información para dar acceso a internet a un gran número de dispositivos. 

Tipos de switch

Hace algunos años los dispositivos utilizados para crear redes locales eran los Hubs. Sin embargo, el abaratamiento del coste del switch unido a su mayor número de posibilidades ha hecho que este último se imponga por completo. Además, existen diferentes tipos de switches que nos permiten hacer diferentes cosas:

1. Switch desktop

Es el tipo más básico de switch, y se suele utilizar habitualmente en el ámbito doméstico o en pequeñas empresas. Tiene la ventaja de que no requiere configurarlo, por lo que su uso es muy sencillo. Eso sí, no tendrá las funciones más avanzadas que tienen otros. Suelen tener entre 4 y 8 puertos y ofrecen velocidades de red de hasta 100 Mbit/s.

3. Switch perimetral gestionable

Su uso es común en redes de tamaño medio y grande, y pueden tener hasta 48 puertos de hasta 1000 Mbps.

Al ser gestionables, suelen ofrecer herramientas avanzadas de configuración y gestión, pero si no te quieres complicar pueden funcionar de forma automática.

Otra de sus características es que son apilables, y pueden incluso tener conexión PoE en todos sus puertos.

2. Switch perimetral no gestionable

Son similares a los anteriores, pero tienen un mayor número de puertos (hasta 24), y permiten mayores velocidades de red (pueden alcanzar hasta los 1000 Mbps). También suelen incorporar puertos de alimentación PoE (Power Over Ethernet).

4. Switch troncal

Pueden ser de prestaciones medias (para una red de tamaño medio), o de altas prestaciones (ofrecen un rendimiento superior en comparación con todos los anteriores). Este tipo de switches se utilizan para conectar redes de área local entre sí. Con ellos conseguirás altas prestaciones y funciones muy avanzadas.

Sus puertos nos ofrecen una velocidad de hasta 10 Gigabit Ethernet y son compatibles con fibra óptica. También podemos encontrar switches troncales de altas prestaciones y modulares, que se utilizan en redes metropolitanas, redes corporativas o en campus.

1. Switch desktop

Es el tipo más básico de switch, y se suele utilizar habitualmente en el ámbito doméstico o en pequeñas empresas. Tiene la ventaja de que no requiere configurarlo, por lo que su uso es muy sencillo. Eso sí, no tendrá las funciones más avanzadas que tienen otros. Suelen tener entre 4 y 8 puertos y ofrecen velocidades de red de hasta 100 Mbit/s.

3. Switch perimetral gestionable

Su uso es común en redes de tamaño medio y grande, y pueden tener hasta 48 puertos de hasta 1000 Mbps.

Al ser gestionables, suelen ofrecer herramientas avanzadas de configuración y gestión, pero si no te quieres complicar pueden funcionar de forma automática.

Otra de sus características es que son apilables, y pueden incluso tener conexión PoE en todos sus puertos.

2. Switch perimetral no gestionable

Son similares a los anteriores, pero tienen un mayor número de puertos (hasta 24), y permiten mayores velocidades de red (pueden alcanzar hasta los 1000 Mbps). También suelen incorporar puertos de alimentación PoE (Power Over Ethernet).

4. Switch troncal

Pueden ser de prestaciones medias (para una red de tamaño medio), o de altas prestaciones (ofrecen un rendimiento superior en comparación con todos los anteriores). Este tipo de switches se utilizan para conectar redes de área local entre sí. Con ellos conseguirás altas prestaciones y funciones muy avanzadas.

Sus puertos nos ofrecen una velocidad de hasta 10 Gigabit Ethernet y son compatibles con fibra óptica. También podemos encontrar switches troncales de altas prestaciones y modulares, que se utilizan en redes metropolitanas, redes corporativas o en campus.